Seguinos en las redes y sé parte de la comunidad más

amplia de eventos compartidos de Argentina. 

 

Ingresá y registrate como miembro para poder

cargar tus eventos

 

 Tus datos no serán divulgados y tienen absoluta confidencialidad.

SUSCRIBITE PARA RECIBIR RECOMENDACIONES

CONTACTO

Cel: + 54 9 11 6768-5446

Email: contacto@circulardearte.com

Relatos sobre educación pública

La primaria y la secundaria las realicé en la Escuela Normal Nº2 “Mariano Acosta”; misma escuela a la que fue mi papá de la cual se recibió de maestro. La educación pública en ese momento no era algo que me moviera, pero a mis papás sí, pagaban la cooperadora y donaron dos plantas, hoy árboles enormes, que se mantienen en pie en el frente del edificio.

Luego empecé a estudiar diseño gráfico en la UADE, una hermosa universidad, interesada por sus alumnos y con docentes increíbles, nuestros docentes eran los jefes de cátedra de la UBA que lamentablemente mandaban a ayudantes a dar las clases de la UBA.

Luego de abandonar diseño por desencuentros energéticos empecé danza en institutos privados y tango en la UNA. Se vivía en ésta última un momento mágico en el que los docentes comenzaban a tener títulos oficiales en danza en vez de ser bailarines que daban clases: empezaron a ser DOCENTES. Si bien la calle te da mucho, la educación te da otro tanto distinto.

Luego de una cirugía de cadera que dió por terminada mi carrera de bailarina/docente, perdida por mi futuro encontré la carrera de “Licenciatura en Crítica de Artes” en la UNA (en ese momento Instituto Universitario Nacional de las Artes). Encontré mi camino, mi lugar en el mundo.

Pensé: “El curso de ingreso es en dos meses, yo pruebo y si no me gusta, dejo… total… ya estoy perdidísima en la vida”

A partir de ahí no dejé de estudiar, de asombrarme con las clases de grandes docentes, de asombrarme lo que aman su trabajo, de aburrirme también, de aprender, de enojarme, de reír, de entablar vínculos. Yo no podría haber estudiado una licenciatura si la universidad no era pública y gratuita. La carrera me dio tanto, TANTO.

A mitad de camino el IUNA pasó a ser UNA, un gran evento y una gran lucha la de ser Universidad en vez de Instituto recuerdo a todas las autoridades muy contentos, como si un hijo hubiera obtenido un título.

Hoy, la que fue mi segunda casa por 5 años, la que me brindó millones de experiencias y conocimientos está sufriendo, están recortando presupuestos de los escasos que ya tenía. La educación es una de las cosas más valiosas que me dieron mis padres y mis docentes, me duele ver cómo esa educación debe resistir contra un recorte.

Al recibirme les escribí un email a los docentes y administrativos que marcaron mi carrera: recibí una respuesta hermosa de cada uno de ellos.

Soy Licenciada gracias a la UNA; Aprendí gracias a mis docentes; Tuve hermosos vínculos con mis compañeros; Todos hicieron de esa formación la mejor educación que pude tener.

#LaEducacionnoseVendeSeDefiende

#EducaciónPública #ParoUniversitario

Lic. Florencia Carrasco

Soy Claudia Cantero, me recibí de Bioquímica en la Universidad Nacional de Rosario. Y estudié como oyente en la FADU. Así de hermoso.Hoy están en peligro 57 universidades del país que no reiniciaron las clases por falta de presupuesto. La desfinanciación que comenzó hace ya dos años y medio, sigue en marcha. Defendamos nuestras Universidades Nacionales, la Educación no es un privilegio, ni un negocio, es un derecho.

Rompamos con el cerco y con el circo mediático.

Seguí la cadena: #LaEducacionnoseVendeSeDefiende

#EducaciónPública #ParoUniversitario

Claudia Cantero

Soy Livia Rodríguez y cuando decidí enviar a mis hijos al colegio elegí la educación pública porque esa era la misma que la sociedad en la que se iban a desarrollar a lo largo de su vida. Estoy muy agradecida a la educación pública porque tengo dos hijos que saben manejarse en la vida con educación y respeto: como debe ser la sociedad. Mi hijo se recibió en la UBA y mi hija en la UNA.

Siempre estaré agradecida a la educación pública.

Livia Rodríguez

Con un nudo en la garganta, escribo estas palabras y me recorre un sentimiento de tristeza y preocupación. El presagio nefasto de hace dos años atrás sobre el recorte presupuestario, se vuelve cada vez más palpable. La educación pública está en peligro, las Universidades públicas están en peligro, el trabajo de miles de docentes está en peligro.

Y nosotrxs, ex estudiantes, amigxs de gente que sigue estudiando, vinculados de una manera u otra con la institución ¿Cómo podemos visibilizar este reclamo? ¿Cómo podemos aportar aunque sea, un granito de arena para vincularnos con esta causa? Mi formación académica siempre estuvo vinculada al arte y finalicé mis estudios en la Universidad Nacional del Arte, la querida UNA.

A nosotrxs lxs estudiantes de esta facultad, no se nos ocurre mejor forma que expresar lo que nos pasa a través del arte, de las palabras, de las obras, de la camaradería entre colegas. Porque somos muchos y estamos TODOS queriendo ser parte de esta lucha contra un Gobierno que lentamente cierra puertas y que pareciera querer aniquilar el sueño de miles de personas que desean acceder a una educación pública gratuita y de calidad.

Por motivos varios, me mudé en reiteradas oportunidades, pero siempre, mis padres eligieron para mí, la formación educativa de las escuelas públicas. Terminada la secundaria, pasé por varias carreras, en distintas instituciones, en la UBA y en otras privadas, hasta que llegué a la UNA y aunque suene trillado; mi vida cambió para siempre. En la UNA aprendí sobre valor de la palabra, sobre el respeto y el compañerismo. Conocí a personas hermosas que me abrieron puertas y me brindaron posibilidades a realizar cosas que sola, nunca me hubiese animado a hacer. Crecí, cambié, me enamoré, me separé, me volví a enamorar y la facultad estuvo siempre ahí, siempre brindándome cobijo, siempre, durante los 5 años que duró mi carrera fui cruzándome a alguien en ese tercer piso que, desinteresadamente, me regaló una sonrisa o me ofreció un abrazo.

Hoy terminé mi carrera y me encuentro vinculada desde otra forma con la institución, pero no existe una sola vez, en la que no llegue a ese tercer piso agitada y se me hinche el pecho de orgullo, por mí convicción de elegir a la Universidad Pública como espacio de formación y por todas las personas que encontré en el camino y las que todavía siguen estando.

Hoy más que nunca seamos parte de esta lucha, por todos los que estamos y por todos los que vendrán.

#LaEducaciónNoseVendeseDefiende #Noalrecortepresupuestario

Sofía Stigliano

22.08.2018 Textos comunitarios

1 vista