Seguinos en las redes y sé parte de la comunidad más

amplia de eventos compartidos de Argentina. 

 

Ingresá y registrate como miembro para poder

cargar tus eventos

 

 Tus datos no serán divulgados y tienen absoluta confidencialidad.

SUSCRIBITE PARA RECIBIR RECOMENDACIONES

CONTACTO

Cel: + 54 9 11 6768-5446

Email: contacto@circulardearte.com

Meneaíto bien abajo

Una realidad social inmersa dentro de un teatro, un público más receptivo que lo que se ve en la vida real, una ficción verdadera, un mundo.

Gorra con visera, ropa de deporte, zapatillas, futbol, aspecto desprolijo, gestualidad marcada y un particular modo de hablar, algunas “S” son omitidas y muchas palabras determinan el estrato social: pibe, bardo, guampear, piola, chorros, wacho, etc.

En la obra suena Damas Gratis, Gilda, Grupo Sombras y demás; al escucharlos no es representado el estrato social pesado que se ve en la obra, muestran el otro costado de los personajes, el ser humano es igual de complejo el cualquier estrato social al que pertenezca.

El amor es la trama principal y los elementos constitutivos circunscriben el entorno. Las sogas con ropa colgada que se tensan a lo largo del escenario, la desprolijidad del vestuario, los gritos, las peleas, y las actuaciones gestuales son características de lo que se espera de la villa, esta villa va más allá de la mera representación. Para el público la sala se convierte en el lugar representado y los actores son villeros y aquella es la magia de la obra, la realidad que se desea mostrar.

Todo gira alrededor de la historia de amor entre El Masi y La Paola. Las dificultades económicas, el amor y los celos son universales; la estigmatización a un villero son únicas, sus posibilidades y problemas son únicos. Los actores ponen el cuerpo y las palabras, no tienen miedo, los personajes sí lo sufren, viven la discriminación, la baja autoestima, la violación, la imposibilidad de salir de allí, la cana, en fin, la violencia como modo de vida.

La estructura dramatúrgica de la obra llama la atención, la danza y la actuación física se conjugan con el texto y la interpelación al espectador. Las actuaciones son sentidas, reales, el ritmo del texto es único, la falta de entendimiento claro pertenece a las características propias del modo de hablar de las clases bajas. El refugio en creencias religiosas urbanas y la unión es lo único que los salva, el sentimiento de “sin salida” es lo que los une.

Los aplausos finales aceptan la realidad de la villa, los espectadores parecen comprender sus problemas, una obra que los exprese es un excelente acercamiento para concientizar una realidad, no debemos olvidarnos que no debe quedar ahí. No es solamente una obra de fin de semana, es una realidad.

Autoría: Mariana Bustinza Actúan: Ezequiel Baquero, Vanina Cavallito, Lucho Crispi, Luciano Crispi, Ornella Fazio, Mechi Hazaña, Mercedes Hazaña, Catalina Jure, German Matias, Mica Quintano, Micaela Quintano, Victoria Raposo, Vicky Raposo, Florencia Rebecchi, Vicky Schwint, Victoria Schwint Escenografía: Agustin Leonardo Addesso Iluminación: Adrián Cintioli Música original: Facundo Salas Operación de luces: Cristian Domini Diseño gráfico: Pablo Rusconi Asistencia de dirección: Angela Rodríguez Ayala Prensa: Simkin & Franco Producción: Flavio Milossi Coreografía: Mariana Bustinza Dirección musical: Facundo Salas Dirección: Mariana Bustinza

10.04.2017 Por Flor Carrasco

0 vistas