Seguinos en las redes y sé parte de la comunidad más

amplia de eventos compartidos de Argentina. 

 

Ingresá y registrate como miembro para poder

cargar tus eventos

 

 Tus datos no serán divulgados y tienen absoluta confidencialidad.

SUSCRIBITE PARA RECIBIR RECOMENDACIONES

CONTACTO

Cel: + 54 9 11 6768-5446

Email: contacto@circulardearte.com

Haciendo lo que me gusta

María de Cousandier presenta en el Camarín de las Musas su ciclo de conciertos “Perque mi Piace” los días viernes 24 de febrero, 3 y 10 de marzo a las 21h. Reservas: http://www.elcamarindelasmusas.com/plays/view/252/22-02-2017 Localidades: $200.- (General) / $100.- (Jubilados con acreditación)

María, tenés una amplia formación actoral y como cantante; ¿Cómo combinás ambas ramas artísticas?

Las combino como puedo y como se va dando. Hasta ahora nunca existió ese director que después de verte actuar, se acerca y te dice:

– Me entere que también cantas, estoy buscando una actriz para una obra y ¡necesito que cante! El protagónico es tuyo. O el casting donde pidan actriz cantante de música popular de alrededor de 60 años!

Como artista, uno mismo se va generando los proyectos teatrales o tiene la suerte de formar parte de un proyecto que va al Cervantes, al San Martin, o al Rojas y al Callejón.

Últimamente armo proyectos con actrices amigas, ligados a textos propios o de dramaturgos que son actores y directores también.

Ahora estamos a punto de estrenar unos monólogos en “El Camarín de las musas” que incluyen o rematan con una canción. Se llamará La Conga del buen sufrir.

Además de cantante y actriz sos dramaturga y escenógrafa: ¿Qué disfrutás de cada rol?

Lo de dramaturga me queda un poco grande. Me gusta escribir. Uno empieza adaptando, o armando la dramaturgia de una escena que nace de improvisaciones y luego escribe textos. Lo de escribir viene de chiquita. Era buena en las “redacciones” jajaja… que vieja suena esa palabra. Pero lo cierto es que nunca le tuve miedo a armar un relato. El asunto de la imaginación me jugaba a favor. Era malísima en matemática.

Nunca hice un taller de escritura teatral, soy un poco caradura. La experiencia de la actuación te entrena para poner en papel, fijar y corregir mil veces los parlamentos de los personajes. Pero no soy dramaturga.

La escenografía me viene de haber hecho Bellas Artes en la especialidad de Escultura. La ocupación y la modificación de un espacio siempre me interesaron. Creo que disfruto más escribiendo que montando una escenografía, cosa que hice en otra etapa de mi vida. Además ahora los proyectos tienden a plantear espacios muy despojados para que se adapten a cualquier sala, para poder salir de gira, para armar y desarmar sin volverse loco si hay otra función a continuación.

Además hay excelentes escenógrafos de carrera y de acción que son verdaderos capos para generar esos espacios necesarios y, que a veces, hasta superan a la obra y crean climas impresionantes.

¿Cómo empezaste tu carrera de cantante? ¿Qué te cautiva de la música?

A partir del 2003 tomé al canto de modo profesional. El teatro había ganado mucho protagonismo hasta entonces y mi formación en Bellas Artes me llevó casi por completo a una tarea docente, que me daba de comer con placer y alegría. Siempre había estado en coros, en grupos y bandas típicas que se arman entre jóvenes y no duran mucho.

Luego en el sótano de mi casa comenzamos a hacer (además de obras de teatro) encuentros de Tango. Yo cantaba y hacia cantar a la gente. Se hicieron muy conocidos en el barrio y poco a poco terminaron siendo un show que se repetía mensualmente. Con una producción un poco casera pero bastante buena, ¡hice un primer CD! En el 2010 grabé en estudio “Del tiempo viejo” con el guitarrista Dipi Kvitko y con todos los chiches.

Estudié canto con Lili Rossi que no solo es una excelente docente sino que además me enseñó un montón de nociones técnicas de esas que podes aplicar y te sirven junto con su amor por cantar y transmitir emociones por medio de ese arte.

Lo que más me cautiva de la música sin duda es el canto. No toco ningún instrumento y admiro a quien lo hace. Mi instrumento es la voz y disfruto cantando. La música popular es lo que más interpreto. Tiene que tener una melodía que me guste y una letra que me parezca valiosa. Ya sea por su sencillez, por su poesía, por su humor o por su dramatismo.

Pero no soy de las que escucha música todo el día. Por mi generación no ando con auriculares por la calle ni la casa. Adoro el silencio también. Lo necesito para pensar.

¿De qué se trata el espectáculo que presentás en el Camarín de las Musas? Cómo armaste el repertorio y a qué se debe el nombre?

Es un concierto con canciones. Hacía rato que venía elucubrando introducir cosas nuevas en mi repertorio, sin atarme a ritmos o estilos, decidí que este ciclo era ideal para mostrar esos cambios. Entonces convoque a diferentes músicos con los que vengo trabajando y también me di el gusto de juntarme con un amigo tecladista, con el que hace rato fantaseamos compartir un show.

El show tiene de todo un poco. Cada viernes tengo músicos invitados distintos. La primer fecha se enfocó en tangos, boleros, alguna zamba, alguna canción del litoral, formaron parte Marina Arripe en piano y Ruben Solominsky en bandoneón. La segunda (24 de febrero) tiene como invitada a Lili Rossi con la que cantamos por separado y también un repertorio a dúo muy hermoso y que ya tiene sus seguidores. El evento es íntegramente de música popular y folklore latinoamericano.

El nombre del espectáculo tiene que ver con que elegí el repertorio sin preocuparme por el género al que pertenecieran las canciones. Canto lo que tengo ganas de cantar. El hilo conductor es mi cabeza y mi corazón: “perque mi piache”, el nombre está en italiano porque canto en ese idioma aquellas canciones que aparecieron cuando yo tenía 11 años y llegaban desde Italia por la RAI (Compañía de Radiodifusión Pública de Italia) y cautivaban a toda la familia.

Lo que quisiera transmitir es mi alegría por estar haciendo lo que me gusta. El placer por compartirlo, que salga de la sala de ensayo y llegue a la gente. Después del primer show me di cuenta que había un montón de cosas que la gente tenía guardadas en algún rincón y entre todos, desempolvamos los recuerdos con una sonrisa.

Me quedan tres vienes más. El 24 con Lili Rossi. Luego el 3 de Marzo con Gustavo Braga que lo podríamos llamar “todo menos tango” y el del 10 de marzo con Dipi Kvitko que tendrá de todo y el tango también.

“Perque mi piache” Viernes 24 de Febrero, 3 y 10 de Marzo en El Camarín de las Musas a las 21h. Duración 60 minutos Reservas: http://www.elcamarindelasmusas.com/plays/view/252/22-02-2017 Localidades: $200.- (General) / $100.- (Jubilados con acreditación) 24 de febrero – Cantante Invitada Lili Rossi: Noche de folklore y música popular. Cruce de voces y armonías con el humor presente en varios temas. Como siempre el bloque en italiano. 3 de marzo – Acompaña Gustavo Braga: Canciones elegidas. Unidas por el placer de cantarlas. Temas que cantan al amor cuando está y al amor cuando se va. Chico Buarque, Bethania, Savina, Marlango y el bloque en italiano. 10 de marzo – Acompaña Dipi Kvitko: Tangos, valses y milonguitas. El humor de algunos tangos arrabaleros. La gracia y la poesía del litoral y el bloque de antojos en italiano.

23.02.2017 Por Flor Carrasco

1 vista