Seguinos en las redes y sé parte de la comunidad más

amplia de eventos compartidos de Argentina. 

 

Ingresá y registrate como miembro para poder

cargar tus eventos

 

 Tus datos no serán divulgados y tienen absoluta confidencialidad.

SUSCRIBITE PARA RECIBIR RECOMENDACIONES

CONTACTO

Cel: + 54 9 11 6768-5446

Email: contacto@circulardearte.com

Escenas cruzadas

CAFÉ IRLANDÉS

Política, investigación y una temática policial forman el eje centra de la obra. Dos periodistas con objetivos casi opuestos se unen para resolver una incógnita: ¿Dónde está el cuerpo de Evita Perón?

El decorado del escenario es dispar, varias butacas de cine, dos escritorios de periodista, una mesa con sillas de bar y un sillón de descanso lo componen. Durante la mayor parte de la obra se superponen dos escenas en espacio y tiempo distintos. De esta forma y sin complicaciones ni dudas la obra mantiene un ritmo veloz y entretenido. El resto del tiempo los personajes entran y salen del escenario continuando con la escena por unos segundos.

Tras la muerte de Evita Tomás Eloy Martínez, un periodista de espectáculos de “La Nación” inicia una investigación junto con Rodolfo Walsh (periodista sin trabajo) sobre el paradero del cuerpo de la “princesa de los pobres”.

La obra teatral cuenta las perspectivas y los miedos políticos de los personajes. Tomás Eloy Martínez es un periodista al cual le importa muy poco la verdad absoluta, y defiende que todo puede ser relativo, es más importante el cómo que el qué. Rodolfo Walsh (recientemente llegado de Cuba) defiende la Revolución y la investigación consciente y, a diferencia de su compañero, busca la verdad antes que la venta de información. El Coronel que ha cuidado del cuerpo de la esposa de Perón durante cinco meses es prepotente, mientras que su mujer es temerosa y confusa.

La manipulación de la información recorre cada espacio posible, la mentira intencionalmente esparcida, la búsqueda de verdad, la mentira de la cual se cree certeza, mientras que las certezas reales son pocas.

El cambio de escenas dentro del mismo escenario es vertiginoso sin ser confuso, los roles de cada personaje son clichés y delimitados sin ser ni aburridos ni predecibles. Los detalles para los agudos observadores son exquisitos, vale la pena descubrirlos.

El público disfruta de los chistes intelectuales y las cultas (al mismo tiempo que banales) conversaciones de los periodistas. El Coronel y su mujer muestran otra dinámica: el sometimiento frente al miedo y el poder militar. Con el correr de la obra las dinámicas se entrecruzan, la prepotencia militar con la búsqueda de la Verdad, el miedo y la inocencia con la búsqueda de una noticia que pueda venderse sin importar su verdad “sólo debe ser creíble”.

El preciso y excelso guión es interpretado por actores imponentes y seguros, confiados de su rol y humildes en su saludo final. Las escenas cruzadas diferenciadas con apenas unos cambios de luz son filosas e intrigantes. Los clichés son intencionales sin perder ingenio. La historia es conocida y reinventada.

Dramaturgia y dirección: Eva Halac. Actores: Nicolás Dominici, Federico Lama, María Ucedo, Guillermo Aragonés.

14.05.2016 Por Flor Carrasco

0 vistas