Seguinos en las redes y sé parte de la comunidad más

amplia de eventos compartidos de Argentina. 

 

Ingresá y registrate como miembro para poder

cargar tus eventos

 

 Tus datos no serán divulgados y tienen absoluta confidencialidad.

SUSCRIBITE PARA RECIBIR RECOMENDACIONES

CONTACTO

Cel: + 54 9 11 6768-5446

Email: contacto@circulardearte.com

De la coreografía a la realidad

Despojos surge de la incertidumbre que nos genera el cambio constante del otro y de la necesidad de desprenderse, desposeerse y hasta a veces renunciar a aquello que nos une. ¿Qué nos aferra ?, ¿Qué es lo que hay que despojar?, ¿No estaríamos acaso desligándonos en parte de nosotros mismos? – Cía. Emergentes.

La oscuridad escénica resalta por la presencia de sonidos inquietantes, lejanos. La luz cálida y tenue presenta a los bailarines, una pareja irrumpe la soledad, su relación de dependencia es innegable. La búsqueda de interpelación al público es cíclica, de esa misma forma, sobre una base de sonidos de sintetizador electrónico comienzan a intercalarse notas de un piano. El escenario de “Espacio Urbano” es invadido por la intriga, la expectación, la “Compañía Emergentes” presenta el work in progress de “Despojos”.

¿Qué queda luego de una metamorfosis? La melancolía por lo que se perdió, el deseo de aferrarse a una realidad que ya no existe y finalmente la aceptación. El cariño y la bronca se entremezclan en los movimientos. La coreografía se transforma en realidad, lo planificado en improvisación.

La concatenación de movimientos y pasaje de pesos es fluida, dos cuerpos se transforman en un pasaje de energías. No hay detención en los movimientos, no hay dudas. Los desencuentros se encuentran en una secuencia rítmica ligada.

La ausente correspondencia de los sentimientos artísticos entre los intérpretes convive con los cambios sonoros. Los abrazos toman diferentes significados con el correr de la obra, sus energías y respuestas cambian, los roles se invierten. Los riesgos que se corren son reales, Katia Pazanin intenta sobrepasar la barrera que Maximiliano Navarro le impone. Los intentos de escapar atrapan al espectador. El público se posiciona a favor de uno de los artistas con el deseo que resulte vencedor. Al final la obra la realidad conocida da un giro.

Idea y dirección: Maxi Navarro. Coreografía: Gabriela Luque y Maximiliano Navarro. Intérpretes: Katia Pazanin y Maximiliano Navarro. Asistencia de dirección: Carla Bugiolacchi. Diseño de luces: Verónica Bozzano. Vestuario: Mariela Iturregui. Música: Nicolás Villamil.

06.07.2016 Por Flor Carrasco

0 vistas