Seguinos en las redes y sé parte de la comunidad más

amplia de eventos compartidos de Argentina. 

 

Ingresá y registrate como miembro para poder

cargar tus eventos

 

 Tus datos no serán divulgados y tienen absoluta confidencialidad.

SUSCRIBITE PARA RECIBIR RECOMENDACIONES

CONTACTO

Cel: + 54 9 11 6768-5446

Email: contacto@circulardearte.com

Biblia y política gauchesca

TERRENAL, PEQUEÑO MISTERIO ÁCRATA

La reconocida obra de Mauricio Kartún lleva muchos años en cartel llevando al desolado escenario temáticas de religión y política con un lenguaje autóctono.

El Teatro del Pueblo se convierte en el terreno donde se conjuga una historia bíblica y conceptos económico políticos. La profundidad escénica concuerda con la del texto. El blanco y negro presente en el vestuario y caracterización de los personajes reflejan la intencional ausencia de grises en la historia.

La relación con “Esperando a Godot” (Beckett) es ineludible hasta el final de la obra, lo mismo ocurre con “El Capital” de Marx y por supuesto “Génesis”.

El relato es conocido, el texto es complejo y locuaz. Las interpretaciones son cómodas gracias a su trayectoria en cartel, la habilidad de los actores y directivas del Mauricio Kartun. El público conoce el final de la obra, lo que sorprende es el modo en que se lo cuenta. Se hacen presentes los conceptos de traición, capitalismo, la soledad, la paz, la propiedad en un terreno gauchesco.

Caín y Abel son polos opuestos, el último es un hombre simple, sin rencores ni proyectos a futuro. Caín es celoso, preocupado y vive el mañana antes que el hoy. Tatita partió veinte años atrás con promesas de volver. Caín lo espera mientras que Abel perdió las esperanzas.

El falso terrateniente (Tatita) regresa. Sus arrendatarios lo reciben, Caín deseoso de ser “el favorito” lo adula sin cesar (lo cual aleja a Tatita). Abel simplemente ES. De esta forma se Abel y Tatita se hace amigos enfermando de celos todavía más a Caín.

La obra, además de rememorar relatos conocidos, tiene un moraleja. Caín se enceguece con su propia exigencia, sus celos y mal humor. No es capaz ni siquiera de entender los escarmientos que le son impuestos por sus actos. Es egoísta y su obtuso pensamiento no le permite ver los castigos que sí dejan pensando al público. Por más cómica y exacerbada que sea la obra, la moraleja sirve para la vida cotidiana. Queda en el terreno del espectador la profundidad de la lección, el texto y el escenario.

Autoría: Mauricio Kartun. Actúan: Rafael Bruza, Claudio Da Passano, Claudio Martinez Bel. Vestuario: Gabriela A. Fernández. Escenografía: Gabriela A. Fernández. Iluminación: Leandra Rodríguez. Diseño sonoro: Eliana Liuni. Fotografía: Malena Figo. Asistencia de escenografía: Maria Laura Voskian. Asistencia de dirección: Alan Darling. Prensa: Daniel Franco, Paula Simkin. Dirección: Mauricio Kartun.

19.10.2016 Por Flor Carrasco

0 vistas