Olmedo, Parente y Núñez

Flor Carrasco 1 agosto, 2018 No hay comentarios

Olmedo, Parente y Núñez

La viuda alegre de Franz Léhar es un ballet en tres actos creado en 1975. La trama remonta a los comienzos del siglo XX, recrea el París de la belle époque y cuenta la historia de un diplomático que arregla un matrimonio entre un barón en decadencia con una francesa millonaria.

Ronald Hynd, coreógrafo de La viuda alegre, dice sentirse muy orgulloso de presentar su creación en el Teatro Colón ya que es perfecto para la obra, su color, su historia y el glamour son especiales para este ballet. También afirma que es una alegría tener excelentes bailarines en la compañía​ estable​ del teatro que a su vez se unirán a distintos elencos.

Paloma Herrera comenta su experiencia como actual directora del ballet estable del Teatro Colón y ex bailarina del ballet que se presentará a partir del 2 de agosto. Destaca la importancia de poder trabajar con el coreógrafo de la obra que «mantiene su frescura».

Con este ballet Karina Olmedo y Alejandro Parente se despedirán de los escenarios del Colón el 4 y el 8 de agosto respectivamente. Son primeros bailarines reconocidos en todo el mundo y será una gran oportunidad para disfrutar de su experiencia y danza.

​En el marco de las presentaciones que se realizarán ​Marianela Núñez (invitada especial) recuerda su primera presentación con Alejandro Parente, ella tenía 14 años y sintió algo muy especial en el vínculo artístico. Ella debuta ​con​ este repertorio mientras él se despide del ​gran teatro lírico argentino​.

Para las 6 funciones habrá 4 repertorios de los cuales ​se podrá​ disfrutar, en el estreno del jueves 2 de agosto se presentarán los bailarines Macarena Giménez y Juan Pablo Ledo en los roles principales (el día 7 ella bailará con Maximiliano Iglesias); el viernes 3 bailarán Ayelén Sánchez y Federico Fernández; el sábado 4 Karina Olmedo con Ledo como su partenaire; y el domingo 5 y el miércoles 8 se despedirá Alejandro Parente con la maravillosa bailarina invitadas Marianela Núñez.

​Resulta interesante destacar ​que los bailarines que se despiden de la institución que los acogió 30 años lo hagan con un debut artístico. La presencia del coreógrafo para reponer la obra es crucial, también los invitados y la oportunidad de representar una obra joven siendo del 1975.

Categorías : Danza